-La obsolescencia programada en las tijeras de suspensión- (3ra y última parte).



Por: Orate.

Ahora hablaremos de los cartuchos hidráulicos en las horquillas para MTB.
En el inicio las marcas fabricantes de tijeras de suspensión a nivel mundial se decantaron por dos tipos: las que únicamente suspendían y las que suspendían y amortiguaban (que son cosas distintas). El sistema encargado de amortiguar era basado en aceite, aunque hubo una marca que usaba en uno de sus modelos el aire o más bien dicho el “vacío” que se generaba dentro de la horquilla para dicha función. La marca en cuestión fue RST y su modelo MOZO que llego a tener hasta 16 versiones diferentes, por mencionar algunos: Mozo Pro, Mozo Pro W, Mozo Pro SL, Mozo XL 2.5, la 3.5 y la 4.5, Mozo XXL que era para Down Hill y usaba freno de disco, Mozo Comp, Mozo 381 y la Mozo a secas. Este modelo funcionaba de manera “decente” solo en sus gamas medias y altas, ya que las gamas básicas no se las deseabas ni a tu peor enemigo. Al final este sistema fue desechado y hasta la fecha solo se usa el aceite para amortiguar. 



Marzocchi fue una de las pioneras en usar sistemas hidráulicos en sus horquillas iniciales con cartuchos cerrados con modelos como la XC100, XC300, XC400, XC500, XC600, XC700, XC50/51, XC-R, DH, DH-R, DH3 y años después (en 1997) de baño abierto u “Open-bath” en su modelo BOMBER con especificaciones ALLOY, ATOM BOMB y BAMB en sus diferentes versiones Z1, Z2, Z3, Z4, Z5 y la Z SuperFly, en 1998 la SUPER “T” que era para DH y la SHIVER, la RAC aparece en 1999 que ha sido una de las horquillas más hermosas que se han fabricado en la historia del MTB; el nombre significa “Reverse Advanced Composite” ya que era una suspensión invertida que usaba la parte superior hecha de fibra de carbono Easton, como diría Jon Woodhouse antiguo editor de BIKERADAR “es algo así como un unicornio dentro de las bicicletas retro en la actualidad”.

A partir del año 2000 comenzaron a aparecer los modelos (también con baño abierto) 44, 44TST2 y la SUPER MONSTER “T” que era una bestia de 300mm de recorrido y de 6kg de peso. En el 2005 fabrican el modelo 66 en versiones RC, RCV, RC3, RC2X y aparece la 888 en sustitución de sus antiguos modelos para DH con sus versiones VF, RC3, RC3-EVO, RCV y los modelos MX con sistema ETA. Ya para el 2007 Marzocchi lanza su modelo AM1 que podía variar su recorrido de 120mm a 160 mm, existía la versión SL (Supe Light) que sustituía la suspensión a base de resorte por una de cámara de aire ahorrando con esto algunos gramos. En 2008 lanzan las 55 y 55ATA. En el siguiente año la 55R y 55CR y para 2011 la 55RV y la 55TST2. Y así con toda esta gama de modelos (y algunos otros que de momento no recuerdo) fueron avanzando hasta el 2015. 

El problema con esta marca es cuando en 2016 fue absorbida por la firma estadounidense FOX, o como dijeron en su comunicado de prensa oficial: “adquirimos ciertos activos específicos de la línea de mountainbike de Marzocchi”. Ya que con esto hubo una involución en los cartuchos que montaban algunas suspensiones Marzocchi puesto que comenzaron a utilizar cartucho hidráulicos DESECHABLES fabricados por la marca SRSuntour. Estos cartuchos una vez que han sido armados y cargados con aceite y presurizados, son cerrados por medio de un prensado que imposibilita el poder dar cualquier mantenimiento o servicio ya que no hay manera de abrirlos para dicho fin; así que una vez que el cartucho falla solo queda la opción de reemplazarlos en su totalidad por otro con la misma fiabilidad. Este tipo de cartucho está diseñado para que no dure más allá de 2 años en presentar alguna falla; que le entre aire al sistema del aceite, que se quede bloqueado, que deje de bloquear o en menor escala que deje de funcionar el rebote.

 Dilema que ya habíamos visto en la marca SRSuntour con sus modelos AXON o EPICON (que actualmente le llaman EPIXON) y no se diga los modelo XC, XCR, XCM y todos los demás que no me sé. Yo tuve en el 2008 una tijera modelo AXON que era cumplidora: ligera, rígida, sólida con buen tacto y que toda vía montaba un cartucho hidráulico al cual se le podía dar mantenimiento completo e incluso una reconstrucción (la verdad me sorprendió mucho), pero a partir del 2013-2014 comencé a observar la introducción de estos cartuchos desechables por parte de SRSuntour, gran decepción.  El colmo fue cuando por el 2017 empecé a destapar suspensiones de la marca Marzocchi con estos mismos cartuchos. Sí, cartuchos con etiquetas de SRSuntour en tijeras Marzocchi. Para mí fue un shock el enterarme de esto. Ya que al saber de la compra de Marzocchi por parte de Fox imagine que iba a haber una simbiosis entre las dos tecnologías que más he admirado en lo que a suspensiones para MTB se refiere y que sacarían una versión mejorada, sino de las dos marcas, por lo menos de una de ellas; o incluso una nueva marca. Pero me da la impresión de que la adquisición fue hecha más bien para poder acceder a ese sector de la población que difícilmente puede adquirir una tijera Fox, aunque sea en sus versiones más accesibles como las que montan cartucho hidráulico FIT GRIP, ya que esa rebanada del pastel se la estaban comiendo entre las demás marcas, y lograr esto sin afectar a sus tijeras Fox; ósea que pienso que las agarraron como carne de cañón usando el nombre y su historia sin dotarlas de la misma calidad y no sé si se merecía esto la marca italiana con tanto abolengo. Es como ponerle piña a una pizza.

Ya que mencionamos a FOX hablemos de esta marca. Si bien es cierto que Bob y Geoff Fox vendían componentes para suspensiones de motocross desde 1974, no fue hasta después de 1977 cuando se separaron que apareció de bien a bien lo que conocemos como la marca Fox, ofreciendo suspensiones para motocicletas, automóviles, vehículos todo terreno, motos de nieve y bicicletas de montaña. Esta empresa siempre ha sido un referente en lo que a suspensiones para MTB se refiere. Sus modelos han sido la envidia de muchos y el non-plus ultra para otros. Sus modelos ofrecen una diversidad de características que son la delicia de quienes las usan. Su modelo FLOAT (de aire) es el más conocido a nivel mundial ya sea para XC con barras de 32mm, ALL MOUNTAIN con barras de 34mm, ENDURO con barras de 36mm o DH con barras de 40mm, su versión TALAS que permite cambiar a diferentes recorridos durante la marcha y su modelo TERRALOGIC que se autobloquea. También fabricaron una versión con resortes que se llamó VANILLA que era una delicia por su tacto lineal, pero penalizaba un poco en el peso. Ellos comenzaron con cartuchos hidráulicos de baño abierto, pero este sistema, aunque funciona espectacularmente adolece de una falla (como lo averiguaron todas las marcas que lo usaron), que el aceite se contamina en exceso con el simple uso. Esto se debe a que las barras al entrar y salir de las botellas, también sufren de flexión y permiten que entren residuos o partículas del lugar por donde rodamos: polvo, tierra, agua, caca de vaca, etc. Incluso he sacado mosquitos del cartucho hidráulico a la hora del servicio en alguna horquilla portadora de este sistema. Esto se traduce que, con el tiempo, en vez de transitar aceite limpio por el circuito de rebote y bloqueo, lo que transita es un fango viscoso que da al traste con la sensibilidad y fiabilidad del cartucho hidráulico. Así que los diseñadores de la marca comenzaron a idear una solución a este problema, encontrándolo en sus ya famosos cartuchos FIT (Fox Isolated technology) que significa que el aceite queda aislado sin que la contaminación antes mencionada tenga contacto con él. Este aislamiento viene dado por que el aceite ya no va recluido en la botella de donde era recogido o más bien dicho absorbido por el sistema de baño abierto, sino que se encuentra encapsulado en un cartucho con dicho sistema dentro de una de las barras de la horquilla. Este cartucho FIT ha tenido varias evoluciones hasta llegar a la actual con el nombre de FIT4 y que es portador de una vejiga que se expande y se contrae según la posición en la que se encuentre nuestra suspensión. Actualmente existe una versión llamada FIT-GRIP2 que puede afectar la compresión y el rebote en alta y baja velocidad. 

Rock-shox hace sus pininos con una tijera para MTB allá por 1989 de la mano de Paul Turner con su modelo RS-1 que contaba con muelles (resortes) y amortiguación de aceite. En 1992 aparecen la MAG20 y la MAG30 que eran de aire y aceite con un altísimo rango de ajuste. Buscando un mayor recorrido desarrollaron la MAG21 (60mm) e incluso había una versión SL de titanio que era más ligera. Años después (1995) sacaron su modelo JUDY en sus versiones XC, SL y DH que montaban un pequeño cartucho hidráulico que la verdad daba mucho que desear por su inexistente rango de ajuste, ya que por más que cerraras el circuito de paso no se notaba gran diferencia; además de que si la rodada era muy larga el aceite al estar circulando se calentaba demasiado por lo pequeño del cartucho y perdía densidad, ocasionando con esto que la tijera se volviera respondona a la hora de extenderse al final de la rodada (no me imagino el comportamiento bajando el Nevado de Colima con una de esas).

Y así en 1998 desarrollaron un modelo mítico que sigue prestando su nombre hasta el día de hoy: la SID, con doble cámara de aire, cartucho hidráulico pequeño y un peso de 1,180gr en diámetro de barras de 28mm. Ese mismo año sale la SID XL con doble pletina pero que solo se fabricó un año. También apareció su primer modelo de DH con doble pletina y 120mm de recorrido: la BOXXER, de muelles y su cartuchito de aceite.


Fue hasta que la marca opto por usar el sistema de baño abierto en sus cartuchos hidráulicos que las cosas realmente cambiaron para bien en ese sentido. En el 2000 aparecieron modelos como la DUKE en sus versiones C, XC, RACE y SL con barras de 30mm que, aunque eran de aire ya solo se usaba una de las piernas de la horquilla para ese propósito y la otra para todo el cartucho de aceite y esa fue la solución al calentamiento excesivo del aceite, porque aumento la cantidad del mismo y mantenía la misma densidad en todo momento. La DUKE RACE además participaba de un sistema de bloqueo que usaba el mismo aceite del cartucho hidráulico matando dos pájaros de un tiro con esto. El dial del bloqueo era hecho de acrílico, así que era muy fácil de que se fracturara con el uso normal, pero fue algo que mejoraron con el tiempo. También el modelo PSYLO que era de barras de 30mm y de recorrido de 120mm, además había una versión con un sistema llamado U-TURN que permitía acortar a 80mm o alargar a 130mm el recorrido de la suspensión con tan solo girar un dial, claro que aún estaba en pañales este sistema y tenías que dar como 30 giros para que pasaras de un extremo al otro y ya que tenía el mismo cartucho hidráulico que la DUKE RACE contaba con el mismo bloqueo.


Pero Rock-shox al igual que Fox se percató del exceso de contaminación del que adolecía el baño abierto y se dieron a la tarea de desarrollar una solución diferente, muy parecida a lo que hizo MANITOU/ANSWER en sus modelos SX y MARS y toda vía años después (ya sin ANSWER) en los modelos BLACK, SKAREB Y AXEL, que montaban un cartucho hidráulico llamado TPC (twin piston chamber) que ahora se conoce como ABSOLUTE+. Ellos también aislaron el aceite con la diferencia de que el cartucho de bloqueo estaba separado del sistema de rebote, opción que han imitado muchas marcas a nivel mundial hasta nuestros días.


Las nuevas versiones del modelo SID: la Black Box, fueron una pasada con este nuevo cartucho hidráulico, corona y tubo de dirección de carbón, bloqueo y cámara neumática Pure Dual-Air, que con sus barras de 28mm seguía siendo muy ligera, sino que la más ligera del mercado para XC. Para el 2004 lanzan la PIKE, REVELATION, LYRIK, TORA con barras de 32mm y la BLUTO para las Fatbikes. En 2005 aparece la REBA presentando varias opciones de recorrido diferentes, un modelo 29er y el sistema Dual Air. Para el 2009 la SID deja sus barras de 28mm y brinca hasta los 32mm con que actualmente cuentan. En 2014 llega la nueva RS-1 con su sistema invertido y un buje especial. Actualmente ya solo existen los modelos SID, Pike, Lyrik, BoXXer, 30, 35, Bluto, Paragon, Judy, Reba, Recon, Revelation, RS-1, Sektor, Yari y XC.



El problema con el cartucho hidráulico de esta marca se ubica en el sistema de bloqueo (excepto las que cuentan con cartuchos CHARGER), ya que pasaron de usar metal para el chasis a usar plástico, ocasionando con esto que se fracturen muy fácilmente sobre todo con los que portan control remoto accionado por sistema hidráulico como las SID XX llamado DNA. Este sistema de bloqueo comienza a fatigarse a partir de los 2 años y es muy raro ver alguno que rebase los 4-5 años en buenas condiciones. Es una lastima observar como la tecnología de esta marca ha evolucionado para dar mejores prestaciones excepto el de fiabilidad. Pienso que si regresaran a usar metal en vez de plástico en el chasis del sistema de bloqueo tendrían una tijera que fácilmente se pondría de tú a tú con las de la marca Fox. Claro que si hicieran eso el término “obsolescencia programada” perdería todo sentido.

Espero les haya gustado esta serie de artículos. Es toda la información que he podido recabar en mi memoria a lo largo de 21 años de servicio a suspensiones y también gracias a la memoria de mi amigo el Lobo a quien recurro cuando no me acuerdo de algo. Es muy probable que haya omitido algunos modelos o sistemas, así que siéntanse con el derecho de hacérmelo saber para de esta manera aumentar mi conocimiento técnico. Nos vemos hasta el siguiente año mientras elijo sobre que otros temas escribir.

Un beso…

-La obsolescencia programada en las tijeras de suspensión- (2da parte).



Por: Orate.

En esta entrega toca hablar de los sistemas de suspensión en las horquillas para MTB. Los cartuchos hidráulicos los dejaremos para el siguiente artículo. Así que siguiendo la línea del post anterior ahondaremos en el tema con un poco de historia para dar contexto.

Cuando comenzaron a aparecer las tijeras de suspensión en el mercado, los fabricantes se decantaron por dos agentes para encargarse de suspender: los elastómeros y el aire. Los primeros eran hechos en su mayoría de poliuretano termoplástico. A dicho material le llamábamos simplemente “gomas” y ofrecían un tacto respetable a la hora de poner en funcionamiento las suspensiones con este material. Solo tenían un pequeño problema: las gomas con el tiempo se resecaban, acto seguido se endurecían y por último se desmoronaban en pedazos. Al principio las gomas eran de un tamaño que oscilaban entre los 10 hasta los 15 cm de largo por 2cm de diámetro; ósea que parecían una salchicha. 
 
Esta salchicha al ser aplastada dentro de la barra de la horquilla simplemente se deformaba hasta alcanzar su punto máximo y en seguida regresaba la energía acumulada. Tuve una tijera modelo Quadra10 de la marca Rock-shox que participaba de este sistema y su elastómero era de color violeta transparente. Lo que percibí desde la primera vez que la use es que era una tijera muy respondona a la hora de extenderse. Los fabricantes al observar este comportamiento comenzaron a idear una mejora para el sistema. La solución de unos fue dividir el elastómero en varios más pequeños y agujereados en el centro por donde atravesaba una guía de metal (una varilla) que ayudaba a que las gomas ya no se deformaran sin ton ni son, sino que al comprimirse se expandían más uniformemente a los lados y ofreciendo un regreso no tan loco como el de sus hermanas anteriores. 

Otros apostaron por un sistema donde los elastómeros también eran divididos en partes más pequeñas pero unidas con unos separadores de Nylamid; esto permitía que se pudieran mezclar gomas de diferentes durezas y con esto ofrecer, en teoría, un espectro más amplio de la precarga en las horquillas. Digo en teoría por que los diales de la precarga de muchas marcas en esa época estaban en pañales y la verdad no hacían mucha diferencia al accionarlos.

El “non plus ultra” que llegaron a ofrecer los elastómeros fue cuando los mezclaron junto con un resorte intercalado entre las gomas. De hecho, hubo empresas que se dedicaron a fabricar resortes con los cuales poder sustituir las gomas en su totalidad. Gracias a esto los fabricantes de suspensiones obtuvieron una retroalimentación que les hizo aprender las bondades y virtudes de los muelles en cuanto a su comportamiento y en la actualidad solo se usan los resortes y el aire en todas las tijeras de suspensión a nivel mundial. Los resortes son una maravilla mientras tengas el que corresponde a tu peso ya que ofrecen un tacto lineal a la hora de usarlos y es lo que la mayoría de ciclistas buscamos en una suspensión.

Desgraciadamente el peso es el gran obstáculo cuando se compara contra una horquilla de aire, aunque existen tijeras con resorte de titanio siguen siendo un poco más pesadas y ni hablar del precio de dicho resorte que acaba poniendo la horquilla en un precio muy elevado. Así los fabricantes han desarrollado diferentes durezas de resortes que van en el siguiente orden: extra suave, suave, mediano, duro y extra duro y abarcan desde los 55kg hasta los 105kg aproximadamente. A cada dureza se le asigno un color para diferenciarlos y el color depende del fabricante. Aparte del peso, los resortes cojean de otra área que es la oxidación porque son muy susceptibles al agua y una vez oxidados a fracturarse; aunque en ocasiones se rompen sin siquiera estar oxidados, supongo que por defecto de fabricación.

En cuanto al aire: En los comienzos las cámaras neumáticas de las tijeras eran bastante pequeñas y rudimentarias en la forma de inflarse, ya que usaban una válvula de balón para hacerlo. Lo pequeño repercutía en el tacto extra progresivo que transmitían al usarse, pero como toda vía no sabíamos nada de nada al respecto; pues todos encantados. Era algo nuevo y se veían bien hi-tech. Los recorridos de 46-48mm eran la norma, así que no se tenía mucha tela de donde cortar para estudiar su comportamiento. Muchas usaban botellas de carbón y aluminio CNC, así que resultaban bastante ligeras y eso era uno de los atributos que más convencían a los consumidores a la hora de comprar una horquilla. El aire no solo se caracteriza por tener un tacto progresivo, sino también por ser poco sensible en el tramo inicial ocasionando con esto que solo las irregularidades de mediano o gran tamaño pudieran activarlas. Pero ya que el Cross country (XC) era la disciplina dominante por esas fechas no se tenían en tan mala estima. De hecho, la medida de pre-hundimiento o SAG no era del 15% para el XC como ahora que contamos con sistemas de bloqueo, sino del 10%.

Y así transitamos varios años hasta que los recorridos comenzaron a aumentar y la poca sensibilidad inicial se hizo más patente. Entonces los diseñadores de las marcas de suspensiones se tuvieron que poner a trabajar de nuevo para solucionar ese apartado y la solución fue simple: si la cámara principal o cámara “positiva” era de poca sensibilidad, entonces había que poner un elemento en el sentido opuesto o sentido “negativo” que ayudara a sensibilizar el primer tramo del recorrido y listo. La primera tijera que observe con un sistema de este tipo fue el modelo SID Pure Dual-air de la marca Rock-shox, allá por el 97-98 si mal no recuerdo, y se trataba de una pequeña cámara negativa que se inflaba por abajo con la misma bomba de alta presión que se usaba para la parte de arriba. Su función era simple y muy efectiva ya que solo debías poner la misma presión de aire que ponías en la cámara positiva porque si le ponías de más acortabas el recorrido de la horquilla y se sentía hipersensible al más mínimo obstáculo. 

Con el tiempo esta marca introdujo dicho sistema en algunos de sus demás modelos de tijeras e incluso en suspensiones traseras. Hoy por hoy ese sistema ha evolucionado al grado de que la cámara negativa se auto llena automáticamente desde la cámara positiva al pasar el pistón por un pequeño orificio llamado puerto de transferencia (transfer port) con que cuenta la barra del sistema neumático internamente. En mi opinión es el mejor sistema de este tipo desarrollado hasta ahora.

Por otro lado tenemos a la marca FOX que se decantó por un sistema diferente, puesto que decidieron usar un resorte o muelle negativo para desempeñar la misma función sin tener tanto éxito en lo que se refiere a la fiabilidad del producto y aquí es a donde quería llegar con eso de la “obsolescencia programada”, amén de lo ruidoso que puede llegar a ser dicho sistema cada vez que accionamos la suspensión, ya que en ocasiones cuando este es el caso los resortes producen un sonido metálico que resulta molesto y transmite la sensación de que algo va mal. El problema que veo con los resortes, aparte de ser susceptibles a la oxidación y a fracturarse que de hecho lo hacen, es que vienen montados en unas piezas de Nylamid extremadamente frágiles que al activar la suspensión absorben parte del estrés del resorte con el resultado de que se van fragmentando hasta el punto en que se destruyen por completo y dejando que los resortes se muevan libremente dentro de la barra llegando a provocar lesiones en la misma y comprometiendo la estanqueidad del sistema neumático en ocasiones sin poder rescatar la horquilla nuevamente. Algo que se podría evitar fácilmente fabricando estas piezas que son de Nylamid con aluminio, acero inoxidable u otro metal libre de oxidación, pero eso supondría que las horquillas duraran más tiempo sin dañarse y eso no comulgaba con la filosofía antes mencionada. 


En mi experiencia puedo hablar de muchas tijeras que pasaron por mis manos con este problema, unas afortunadamente tuvieron solución, pero otras lamentablemente no, porque el daño que ocasiono esta falla fue tan grande que quedaron inutilizadas. Algunos de los ciclistas que sus horquillas presentaron este problema intentaron solucionarlo reparando las piezas de Nylamid y/o el resorte y cambiando las barras dañadas internamente por los resortes fracturados, pero al enterarse que el costo de las mismas rondaba los $200 dólares desistieron.

Alrededor del mundo esto fue una constante y fueron tantos los reclamos hacia FOX por parte de los usuarios que a partir del 2016 optaron por doblar las manos y copiar el sistema de la cámara negativa que se auto llena usada por Rock-shox. Pero el daño ya estaba hecho: Una cantidad incuantificable de clientes que fueron afectados alrededor del mundo por un diseño nacido para perder que se resistían a mejorar. Lo del uso del Nylamid por parte de esta marca no fue exclusivo para las monturas de dichos resortes, sino también fue utilizado en el tope que determina el recorrido de la tijera montado al vástago principal por medio de un perno de metal que atravesaba esta pieza por el centro, así que solo era cuestión de tiempo para que esta pieza se partiera por la mitad. Este problema tenía la misma solución que las monturas de los resortes: hacerla de metal.

No quiero que se piense que estoy satanizando al Nylamid, es un excelente material que se puede maquinar ya sea en el torno, en perfiladora, en fresadora, se puede perforar, se puede roscar, se pueden fabricar pistones y usarlos sin ningún problema (que de hecho lo hacen) en fin se puede manipular de muchas maneras pero todo tiene un límite; es obvio que si pones una pieza de este material a que soporte el estrés interno sostenida con un perno de metal es el Nylamid el que va a salir perdiendo y tarde que temprano se fracturara. 



Afortunadamente desde el 2016 también eso ha cambiado y no se usa más para dicho fin. Digamos que en este caso se tuvo un final feliz. Así que, si tienes pensado hacerte de una tijera FOX usada, trata de que sea del 2016 para acá y no tengas que arriesgarte a que sufras alguna de estas vicisitudes y des al traste con tu inversión. Espero sirva de algo esta información y nos vemos en el siguiente post. Prometo no tardarme tanto con la tercera parte y no recibir tantos reclamos.

Un beso…