Texto: Oriol Escolano  / Fotos: Sebas Romero

A tenor del notable auge que están experimentando las bicis gravel, marcas como GT se están posicionando con modelos como el Grade Carbon que hemos tenido oportunidad de probar a fondo.
Nuestra unidad de prueba fue una Grade Carbon Ultegra en una talla 55, de la firma estadounidense GT. Esta versión es la más alta de la familia Grade. La siguen por debajo un modelo también en carbono, pero con el grupo Shimano 105 y después cuatro versiones más, pero en este caso, ya con cuadro de aluminio y grupos también Shimano 105, Tiagra, Sora y Claris.

2015-04-02-arueda-01-868
La GT Grade que hemos probado tiene cuadro y horquilla ‘full carbon’.

Cuadro y montaje
Esta GT Grade Carbon Ultegra viene montada con un cuadro y horquilla 100% carbono. En este sentido hay que destacar que la utilización del carbono en esta bici busca especialmente mantener altas cuotas de comodiad sin dejar, por ello, de lado la rigidez, pues hay que tener en cuenta que el uso gravel comporta rodar también por pistas y terrenos en ocasiones pedregosos. En las zonas del cuadro en las que se precisa mayor solidez y rigidez se emplea un carbono de alto módulo, muy resistente a la flexión; en la Grade esto es en la pipa de dirección, el tubo diagonal, el pedalier y las vainas.
La Grade plasma a la perfección el espíritu del gravel; adaptación al medio. Por otro lado, tenemos el característico triple triangulo (Triple Triangle Design) de las GT Bicycles, que está formado en parte por los tirantes, que en el cuadro Grade emplean la tecnología Dual Fiber Dynamics. Ésta consiste en usar un núcleo de fibra de vidrio recubierto de fibra de carbono. Estos dos materiales trabajan juntos. Mientras que el carbono aporta rigidez, la fibra de vidrio ofrece resistencia y absorción. El resultado en marcha es el de un comportamiento firme al pedalear, pero con una considerable absorción al pasar sobre piedras y baches de todo tipo. Según GT, este sistema permite al cuadro una flexión de más de 10 mm. Sólo para que os hagáis una idea y refiriéndonos a un caso que podemos entender como similar, el sistema DSS basado en un elastómero y que usa el equipo Sky en su Pinarello Dogma K8-S en pruebas como la París-Roubaix y Tour de Flandes aporta un recorrido similar.

Siguiendo con el particular montaje de esta bici, destacamos el confortable manillar GT Drop Tune, con un tipo de ‘drop’ (caída) abierto hacia el exterior. Se trata de unos manillares característicos de las bicicletas gravel y que permiten un apoyo más estable y más elevado, aportando también más control sobre la conducción. Necesario en uso por caminos sin asfaltar.

2015-04-02-arueda-01-892

En lo que respecta a la transmisión, se emplea un grupo Shimano Ultegra mecánico de 11 velocidades que hace gala de su tradicional suavidad y rapidez del fabricante nipón. La combinación de platos es de 52/36 dientes, con bielas de 172,5mm y casete es de 11/32 dientes. Esta configuración se nos antoja ideal para una bici destinada a uso Gravel, pero con un marcado carácter deportivo. Especialmente por la elección del plato de 52 dientes, que si bien se mueve con más facilidad de la que inicialmente nos pueda parecer, ya que la bici corre mucho por pista favorable, también es cierto, que le puede quedar un poco grande a los ciclistas que acumulen menos horas de entrenamiento.