-La obsolescencia programada en las tijeras de suspensión- (1ra parte).


Por: Orate.
 
Según la internet: “la obsolescencia programada es la programación de la vida útil de un producto, para que el producto se vuelva inútil en un periodo de tiempo determinado previamente por el fabricante o la empresa, y haya que comprar otro nuevo que le sustituya.” ¿Inquietante no?

Como son varios los temas a tratar bajo este título, es necesario hacer 3 partes para poder explayarnos en cada uno de ellos como se merecen.

A principios de los noventas vi por primera vez una bicicleta de montaña. Le pertenecía a quien a la postre sería mi mentor en esto del ciclismo todo terreno: el Lobo. Lo que en ese momento me llamo más la atención fue la tijera de suspensión que consiguió, la primera que yo veía. Era de la marca italiana Marzocchi modelo XC100 y se miraban como sacada de una película de Ridley Scott. Era oleo-neumática y tenía un recorrido entre los 46mm y 48mm. Solamente podías ajustarle la presión de aire, ya que para modificar la velocidad del rebote tenías que reemplazar internamente el aceite por uno de mayor densidad. Era en realidad una horquilla con un desarrollo neumático/hidráulico muy decente para la época. Años después Marzocchi sacó versiones más sofisticadas con diales de ajuste externos para el sistema hidráulico que fueron la alegría de mucho.

De Europa teníamos noticias de otras marcas y modelos, pero solo las veíamos en las revistas ya que para México no llegaban tan fácil. Modelos como la Unishock de Scott que llevaba las botellas forradas de carbón, montaba elastómeros, recorría 50mm y se ajustaba la precarga con unos tornillos que tenía debajo de cada botella.

La RC-35 de la marca Pace que usaba aluminio CNC en las botellas recubiertas de carbón y también montaba elastómeros como agente amortiguante.

Los franceses nos ofrecían el modelo Obsys 40 de la marca Sun que era de 40mm de recorrido, oleo-neumática con excelentes acabados, existía una versión de 55mm para ir más “cómodo”. Y el modelo Chaos Carbón Sun que tenía las botellas forradas de carbón, recorría 32 mm, contaba con un sistema anti-bombeo y funcionamiento oleo-neumático. Era especial para rally de competición al más alto nivel.

El fabricante Look nos ofrecía su modelo Fournales que para mí es una de las tijeras más exóticas que he visto junto con las Concept y las Girvin. Era de paralelogramo deformable con un amortiguador central oleo-neumático y piernas de carbón; fue una de las primeras tijeras en ofrecer un soporte especial postizo para freno de disco.

También las marcas gringas tenían qué ofrecer. Rock-shox estaba presente con modelos como Quadra 10 que era de elastómeros y venia con unos diales de precarga de llave allen ocultos con unos tapones de goma en la corona. La Mag 21 era de aire y aceite; regulaba el paso del aceite con dos diales con seis posiciones y se podía cambiar la presión interna, era altamente ajustable al gusto de cualquiera. Existía una versión de titanio que montaba tornillería y puente de frenos para cantilever de ese material. Ofrecía un recorrido de 48mm, pero si comprabas el kit long-travel podías agrandarla hasta los 60mm.

También había dos modelos para carretera: la Roubaix y la Rubi, eran unas rarezas que recorrían 30mm y se les podía poner frenos de ruta. La diferencia radicaba en que la Roubaix tenía la tornillería y el tubo de dirección de titanio, que es 3 veces más ligero y 5 veces más resistente que el acero. Vamos, que era el material de punta hasta que llegaron el aluminio y el carbón con su ligereza.

Y sus joyas de la corona: Judy SL y Judy DH. Estas tijeras ya utilizan métodos diferentes de fabricación dejando de lado los tornillos que sujetaban las barras y el tubo de dirección e insertando dichas piezas en la corona a presión. Montan elastómeros y un pequeño cartucho hidráulico que se encarga del rebote. El arco sigue siendo desmontable así que había opciones de carbón de marcas especializadas en esa pieza para aligerarlas aún más. Su recorrido era de 63mm en la versión SL y 80mm en la versión para DH que era en color rojo y le decían “el diablo”; son las primeras en tener barras de 28mm de diámetro que fueron el referente durante varios años más.

Mientras que Manitou nos ofrecía sus modelos 1, 2, 3, 4 y 5, con elastómeros, mecanizadas en aluminio CNC y las numero 4 y 5 con barras Easton, sencillas y ligeras. Años después comenzaron a experimentar con cartuchos hidráulicos para dotar a sus diferentes modelos con control de rebote y nombres más largos. 

Pero ya fueran con sistemas de elastómeros o de aire, de aceite en baño abierto o en cartucho cerrado, americanas o europeas, todas participaban de lo mismo en un punto: pésimos retenes. No pasaban de unos simples limpiadores o “wipers” que difícilmente podían mantener a raya la contaminación externa. Las tijeras seguían mejorando en muchos aspectos: diámetros de barras mas grandes, puentes que ya no se atornillaban a las botellas; sino que eran una sola pieza, barras de aluminio en vez de acero, combinación de resortes con elastómeros para una mayor sensibilidad de tacto, cartuchos hidráulicos más grandes, etc. Pero los retenes seguían siendo un apartado que parecía que no tocaban. Hasta que fabricaron recorridos de 100mm las tijeras comenzaron a evidenciar fuertemente la flexión que ejercían al estar trabajando, provocando una separación entre las barras y los retenes de las botellas permitiendo que la contaminación penetrara más fácilmente hacia el interior de la tijera, dando al traste con la estanqueidad de la suspensión, comprometiendo el chasis y el tacto de la misma. Así que esto les hizo darse cuenta que necesitaban mejorar esa área y lo hicieron. Reemplazaron estos limpiadores sencillos por unos retenes de obturación de labio único que dio mejores resultados, pero toda vía no era suficiente, ya que lo reducido del diámetro de las barras y lo largo del recorrido seguían haciendo de las suyas oscilando y dejando que la contaminación entrara; entonces se les ocurrió cambiar los retenes que estaban usando por unos de obturación de doble labio (interno y externo) y debajo de ellos unos pequeños aros de esponja para que fuera una segunda línea de defensa contra la contaminación.

Fue Marzocchi que inspirada en sus suspensiones para motocicleta decidieron darle solución al problema poniendo un segundo par de retenes de obturación de doble labio debajo de los retenes habituales para dar mayor hermetismo entre barras y botellas. Logrando que las tijeras hicieran hasta una tercera parte más de horas de uso antes de hacerle servicio obligatorio y, lo más importante, manteniendo el interior menos expuesto a la contaminación y dando mayor duración al chasis de la tijera. Fue una idea que la gran mayoría de marcas imitaron en sus tijeras, especialmente en las de DH.

Las barras de las tijeras aumentaron sus diámetros, pasaron de los 28mm habituales a los 30mm y años después a los 32mm y 35mm; hoy por hoy hay de 38mm y hasta de 40mm. Al aumentar el diámetro la oscilación de las barras en las botellas aminora, dando un tacto más sólido y mejor estanqueidad al interior. Pero a partir del año 2000 las tijeras comenzaron a traer esponjas otra vez en lugar de un segundo par de retenes como se venia haciendo tiempo atrás. Empezaron con los diámetros pequeños y para el 2010 se los habían retirado a la gran mayoría, exceptuando algunos modelos de Enduro y las de DH. Generando así que los tiempos de los mantenimientos se vuelvan a reducir y en consecuencia vender una mayor cantidad de insumos como grasa, aceite, retenes y esponjas, sin mencionar el daño consecuente en el chasis de la tijera por el exceso de contaminación. Es lamentable observar que mientras en ciertos temas las horquillas no dejan de evolucionar para bien: peso, rigidez, tacto, etc. En otros la evolución esta encaminada a que el producto funcione, pero falle en poco tiempo, y eso es lo lamentable. Dejaron de hacer lo que venían buscando: una tijera que funcionara bien y que fuera fiable. Se subieron al barco de la obsolescencia programada y el resultado es que ahora las tijeras funcionan mucho mejor, pero rápidamente comienzan a deteriorarse de diferentes puntos específicos programados; entre ellos el anodizado de sus barras apenas con uno o dos años de uso por esta INVOLUCIÓN de sustituir el segundo par de retenes por esponjas. Es decepcionante observar estas practicas cuando hace apenas unas décadas los fabricantes se enorgullecían de buscar crear productos funcionales y duraderos, pero ya no más. Estamos presenciando una época donde las tijeras pasan a ser inservibles y en ocasiones in-rescatables en menos de 9 años de uso correcto, no se diga de las que son sometidas a malos tratos. Mientras que tijeras de 1999 dándoles un poco de cariño siguen funcionando en la actualidad como si nada. Un claro ejemplo de lo que escribo.
 
Por el momento es todo lo que tengo para decir sobre el tema, ojalá les sirva de algo y esperen la siguiente entrega de este artículo. Un beso…

*En Taller del Orate contamos con retenes de obturación especiales para reemplazar las esponjas de tu tijera y brindarle el hermetismo y fiabilidad con que fue concebida y que se merece. Somos el único taller en la república mexicana que te ofrece esta mejora.

No hay comentarios.: