“El bloqueo en las suspensiones”

Por orate.

La primera vez que conocí físicamente un sistema de bloqueo en suspensiones para MTB fue allá por el año de 1998 y, para ser mas especifico, era en tijeras de 100mm. Este recorrido comenzaba a ser la nueva tendencia en horquillas para XC ya que hasta entonces 80mm era el estándar. Fue un adelanto que nos hizo vislumbrar posibilidades antes impensables, porque durante algunos años todas las marcas de suspensiones tuvieron una guerra frontal con el problema que representaba tener que decidir entre usar una suspensión sensible que se tragara la mayoría de las irregularidades del terreno, pero que a la hora de subir oscilaba en un vaivén que restaba energía y velocidad. Ó en usar una suspensión que en la subida se comportaba adecuadamente pero que de bajada daba la impresión de traer un palo de escoba en vez de un resorte por lo dura que se sentía. Pero la revolución máxima de este sistema fue con (o más bien dicho para) los amortiguadores traseros. El desarrollo de estos fue más lento y difícil ya que a diferencia de las tijeras el shock sostiene casi en su totalidad el peso del ciclista dando como resultado mayor estrés y desgaste; digo casi por qué dependiendo del sistema de basculante con el que se cuente será el porcentaje de carga. 

Entonces debían hacer un producto resistente, efectivo y que tuviera un peso contenido. Obviamente comenzaron por voltear a la industria del motociclismo tal como hicieron para las tijeras. Al principio el elemento encargado de suspender fue el resorte, que si bien su sensibilidad es de lo mejor no es rival en cuestión de peso con el aire. Así que comenzó el desarrollo del aire en los amortiguadores. Bastante deficiente al principio pero al final fue buena opción. Aunque el dilema del vaivén y perdida de energía de subida era el mismo que con las tijeras. Los primeros bloqueos de shock no fueron eficientes, los segundos no fueron duraderos pero dieron paso a modelos que comenzaron a dar solución a sistemas de basculantes que se tenían hasta entonces archivados en el olvido, por el excesivo vaivén que presentaban montados con las primeras generaciones de amortiguadores. Para el 2001 ya se tenían diferentes opciones de sistemas de bloqueo decentes. Solo que venían con un pequeño problema para resolver: No todos los cuadros soportaban un amortiguador con bloqueo total. Resulta que cuando los fabricantes de cuadros de doble suspensión empezaron a montar estos amortiguadores algunos de sus modelos comenzaron a fracturarse de diferentes zonas pero en su mayoría de los anclajes para el shock, esto como resultado del estrés que recibían sin estar diseñados desde un principio para esto. Así comenzó un nuevo desarrollo en el área de los bloqueos: las intensidades.

 Actualmente existen marcas que ofrecen diferentes intensidades de bloqueo en sus amortiguadores y esto depende para que modelo de cuadro sea. En ocasiones las marcas de suspensiones ponen calcomanías con las especificaciones del rango de rebote y de bloqueo con el que cuenta esa unidad, otras solo ponen un código para ingresar en su página y veamos estas mismas especificaciones. Por el momento la nomenclatura de las diferentes intensidades son las siguientes:

- XL (extra light): para la versión más suave es de reciente anexión y la verdad no le veo el caso ya que su umbral es tan bajo que no se nota diferencia alguna, con un 20-30% de intensidad.

- L (light): Es la que por mucho tiempo fue la más pequeña de la casa. La sensación que transmite es que bloquea con un 50-60% de intensidad del rango total posible.

- M (medium): Aquí estamos en un rango entre el 70-80% de intensidad.

- F (firm): Es el estadio más solido que puede ofrece un amortiguador con una intensidad del 100%. A este apartado pertenecen los sistemas “Brain”.

Abusados por que también llega a suceder que la válvula de alguna suspensión que venga marcada como “firme” esta tan usada, defectuosa, dañada, etc. Que ya no funcione al 100 o que de plano no funcione. Incluso llega a ser frustrante pasar de un modelo de bici que monta un bloqueo “firme” a una que monta uno de menor intensidad. Esto puede llegar a provocar que se intente reemplazar el amortiguador de serie por uno más “firme” arriesgando con esto la integridad del cuadro y la nuestra.

Si tienen cualquier inquietud no duden en comunicarse y con gusto los atenderé.

Besitos…

No hay comentarios.: